Cerrada, la “cripta digna de reyes”

Cerrada, la “cripta digna de reyes”

Bajo el altar principal de la parroquia de San Miguel Arcángel está una cripta que, cuando el emperador Maximiliano de Habsburgo visitó la villa de San Miguel el Grande el 14 de septiembre de 1864—en su camino para celebrar las Fiestas de Independencia en Dolores—dijo “es una tumba digna de reyes”. 

 

La construcción de este lugar es atribuida al arquitecto Francisco Eduardo Tres Guerras, y se habría construido a inicios de 1800. Cada año, la cripta es abierta para que locales y visitantes puedan visitar los restos de familiares que se encuentran reguardados. 

 

Regularmente durante el 1 y 2 de noviembre la cripta abre a las 7am—y se cierra durante los servicios—sin embargo, este año la Parroquia de San Miguel Arcángel ha anunciado que las puertas del lugar permanecerán cerradas. 

 

¿Quién está enterrado en la cripta parroquial? 

 

Durante más de 250 años, varios restos de personajes representativos y célebres de San Miguel se han depositado en la cripta. 

 

Padre Juan Manuel de Villegas, párroco de 1736 a 1776, quien fuera también comisionado de la Santa Inquisición en San Miguel. Fue quien firmó el acta de nacimiento de Ignacio Allende. El padre fue enterrado originalmente en el cementerio parroquial, pero sus restos mortales estuvieron entre los que fueron cambiados a la cripta en 1842. Su tumba no tiene lápida. 

 

Padre Francisco de Uraga, muerto en 1830, quien fuera párroco al momento del estallido de la guerra de Independencia. Antes, había sido conspirador junto con Allende y sobrevivió para ver el nacimiento de México como país independiente. 

 

Padre Remigio González  (murió en 1837) y sus restos fueron trasladados a la cripta en 1842. Fue capellán del Santuario de Jesús Nazareno en Atotonilco, en donde recibió a Allende, a Hidalgo y al resto del ejército insurgente, el 16 de septiembre de 1810, cuando una de las beatas que atendían el Santuario entregó a los insurgentes una imagen de la Virgen de Guadalupe. 

 

El padre Remigio fue también quien esculpió al Señor de la Columna, que está actualmente en Atotonilco y que visita cada año San Miguel en los días previos a Semana Santa. 

 

Una de las tumbas más famosas de la cripta es la del presidente mexicano Anastasio Bustamante, quien al principio luchó en contra de los insurgentes, pero después se unió a Agustín de Iturbide para consumar la Independencia. Asumió la presidencia de México en 1830, pero tuvo que dejar el cargo en 1833 por las protestas en su contra por al asesinato de Vicente Guerrero que él ordenó.

 

Ocupó de nuevo la presidencia de 1837 a 1839. Se retiró y vino a vivir a San Miguel en donde murió en 1853, en la casa que fuera propiedad de la familia Sautto, en calle de San Francisco 38. Él deseó que su corazón le fuera extraído y depositado en la Catedral Metropolitana en CDMX, junto a los restos de Agustín de Iturbide. 

 

Su cuerpo está enterrado en la cripta parroquial—ahí se encuentra una bandera mexicana.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.