Amenazada la panorámica de Las Tres Cruces, y el sitio ritual

Amenazada la panorámica de Las Tres Cruces, y el sitio ritual

Han ganado una batalla temporal los devotos a la Santa Cruz, y es que en una reunión en el sitio sagrado de Las Tres Cruces; lograron que representantes del SAPASMA (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado) posponga la obra que pretende construir un tanque semienterrado para colectar agua potable de la zona sur de la ciudad que, luego será distribuida al este y oeste, es decir parte alta, y baja.

 

La historia oral indica que, en la cima del Cerro de las Tres Cruces las primeras tribus que habitaron el viejo San Miguel, se comunicaban con otras mediante señales de humo. Luego—acorde a Efrén Sanabria—devoto de la Santa Cruz del barrio de Guadiana, vinieron las leyendas de terror, por eso los ancestros decidieron colocar tres cruces en la cima de la montaña, en un montículo que, los fieles indican está reconocido como sitio arqueológico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como sitio arqueológico.

 

Lo que sí, es que el SAPASMA, para hacer posible el contenedor con capacidad para 500 metros cúbicos de agua, destruyó una escalinata, parte del camino ancestral y ritual de los fieles católicos, por el que ascendían para rendir homenaje al Santo Madero y trasladarlo al templo de Guadiana. Pero eso no es todo, “de palabra” indican que en un radio de 20 metros, la zona les fue donada para los rituales, y ahora no se les está respetando el área, cortándola a unos cinco metros, así que el tanque tocaría parte de su área ritual ancestral.

 

No hubo aviso, las máquinas comenzaron a trabajar el viernes 9 de octubre, pero los fieles igual detuvieron los trabajos hasta que hubiese una reunión con los representantes del agua.

 

La reunión tomó lugar el 12 de octubre en el sitio impactado, en donde se comenzó y concluyó igual con una oración y alabanza a Dios. Los convocantes, pidieron respeto a los asistentes y a los representantes del SAPASMA.

 

Francisco Jiménez, director del Sistema de Agua, dijo que el proyecto de tanque se debe a que el sistema, para dotar de líquido a la creciente población de la ciudad, perforará seis pozos (mas uno que ya está en pruebas experimentales) en los bancos de la Presa Ignacio Allende (se sabe que es en San Marcos, Flores, Pantoja, y Mirador). Mediante redes hidráulicas, el agua será llevada a la montaña, y luego distribuida, no hubo—acorde a los estudios, dijeron—mejor locación que a los pies de la Santa Cruz. Para la batería de siete pozos, red hidráulica y tanque, la administración del SAPASMA tiene un presupuesto de 150 millones de pesos.

 

En la reunión, los mayordomos (jefes de festividades en comunidades rurales y colonias) ya contaban con una serie de preguntas y requerimientos entre las que solicitaban las autorizaciones federales o estatales, con los que no cuenta el sistema pues, aseguró Juan Antonio Jaramillo que hay un catálogo de obras, y ésta no los requiere; por otro lado, lo que más preocupaba era la autorización de INAH por ser un sitio ritual y arqueológico. Cristóbal Franyuti—secretario del SAPASMA—indicó que se el área estuviera protegida por la federación sí se requeriría, pero revisarán si hay la declaratoria como sitio arqueológico.

 

Los devotos solicitaron que la autoridad del agua se comprometiera a detener la obra en tanto no se realizaran mesas de trabajo y modificaciones al proyecto. Luego hubo sesión abierta de preguntas y respuestas. Un asistente cuestionó si empresarios de León, con proyecto de desarrollo habitacional en la zona, estarían aportando para el proyecto, el sistema indicó que el recurso es de San Miguel, y no está relacionado con el desarrollo, sino para beneficio de los sanmiguelenses.

 

Las reuniones continuarán entre el SAPASMA y un grupo de 20 mayordomías, y se realizarán en el templo de Guadiana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.