¿Decisiones arriesgadas o decisiones con riesgo? Viviendo en el medio oscuro de COVID-19

¿Decisiones arriesgadas o decisiones con riesgo? Viviendo en el medio oscuro de COVID-19

Por COVID-19 SMA

 

Estamos a inicios de septiembre y los últimos 6 meses han sido una montaña rusa de miedo, ansiedad, conciencia, aprendizaje y sobre todo compromiso. Una temporada de nuevas reglas. Si uso cubrebocas y mantengo mi distancia, puedo salir a pasear con mi perro. El desinfectante de manos es ahora el salvador que permite a sus hijos jugar en un columpio que de otro modo estaría vacío. Si paso suficiente tiempo en casa, puedo abrazar a mi anciana mamá. 

 

Después de todo, sabemos que lo más probable para prevenir la propagación del COVID-19, sería quedarse en casa. Pero a medida que disminuyen los controles del gobierno sobre nuestro comportamiento, todos tenemos una enorme confusión de decisiones ante nosotros y la vida se ha convertido en un pantano pegajoso en el que nos abrimos paso a través de la evidencia y la conveniencia, con la esperanza de pisar terreno sólido.

 

En otras palabras, ¿qué riesgos vale la pena tomar?

Todos tendremos que afinar nuestras habilidades para la toma de decisiones porque este es probablemente el proyecto de planificación estratégica más importante que jamás tendremos.

 

Nuestras vidas nunca serán las mismas, por lo que no podemos vivir como lo hacíamos antes. En cambio, estamos atrapados viviendo en algún lugar en el medio turbio. Cuando se multiplican a través de la población, las decisiones aparentemente pequeñas tienen el poder de ralentizar o acelerar drásticamente esta pandemia. Enfrentados a elecciones que solían ser simples y automáticas, ahora nos enfrentamos a decisiones enormemente complicadas. En una pandemia que está repleta de preguntas, riesgos e información sin respuesta, esta es nuestra situación diaria sin salida. Pone los matices de la toma de decisiones al frente y al centro. Y nadie puede decirnos exactamente qué debemos hacer.

 

Opciones en este medio turbio.

¿Debería abrirse la ciudad? ¿Deberían los niños volver a la escuela? Nos enfrentamos a tantas opciones, no solo qué hacer, sino cómo hacerlo, cuándo y dónde. Hay mucho en juego, 850,000 personas han muerto en el mundo e incluso más que eso con efectos a largo plazo de una enfermedad que apenas está comenzando. Y debido a esos riesgos, hemos asignado una moralidad a todas estas elecciones, algo que los investigadores en psicología han demostrado que nos lleva a enmarcar las cosas como “todo bien” o “todo mal” y perder de vista las áreas grises que nos rodean.

 

Intentos de proporcionar estructura

En este momento, puede conectarse en línea y encontrar múltiples gráficos que categorizarán visualmente lo que alguna vez fueron las actividades de la vida diaria por nivel de riesgo. Me gustó particularmente el diseñado por la epidemióloga Saskia Popescu y el bioetecista Ezekiel Emanuel porque establece no solo los niveles de riesgo de varios comportamientos (cortarse el pelo, visitar al dentista, comprar una camisa nueva) sino también los factores subyacentes que pueden hacer que una actividad más o menos arriesgado.

 

Pero el problema con el medio turbio es que una idea general de lo que es más riesgoso no es lo mismo que una delimitación clara entre el bien y el mal. Estos gráficos, incluso los mejores, no son árbitros absolutos de la seguridad. Esas variables y suposiciones no son triviales para calcular el riesgo. Tampoco son estáticos. 

 

Entonces, ¿cómo debemos tomar decisiones en el medio turbio?

Se trata de intentar reducir el riesgo tanto como sea posible. Lo importante es saber qué buscar cuando intente tomar esas decisiones. Nuestro mundo turbio no es blanco y negro. Las propuestas de riesgo de algunas otras actividades no siempre son tan claras y dependerán de cómo las aborde. Aquí es donde realmente necesitamos agudizar nuestras habilidades para tomar decisiones, abrir nuestras mentes y confiar en lo que hemos aprendido. Y una gran advertencia: su riesgo personal depende de su edad y salud, la prevalencia del virus en su área y las precauciones que tome durante cualquiera de estas actividades.

 

Por ejemplo, tomar el transporte público figura como una actividad de color rojo de alto riesgo en la tabla que mencionamos, porque se encuentra en un espacio cerrado donde puede tener un contacto cercano y prolongado con otras personas, y hay superficies de alto contacto involucradas (puertas , sillas, etc.). Pero, ¿es siempre de alto riesgo?

 

Podría darse el caso de que los autobuses y trenes de una determinada ciudad, o dentro de una determinada empresa, hayan tomado las precauciones adecuadas. El distanciamiento social adecuado, los requisitos de enmascaramiento, la ventilación adecuada y las ventanas abiertas, y las medidas de desinfección podrían convertir un viaje en autobús en una categoría de actividad menos riesgosa.

 

Este es un ejemplo perfecto de cómo el grado de seguridad depende del grado en que cumpla con las pautas. Realmente se trata de evaluar el riesgo de una actividad y tomar una decisión. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.