Multa “máxima” a Motel por tirar agua negra a cielo abierto

Multa “máxima” a Motel por tirar agua negra a cielo abierto

Otra vez a Don Diego le lanzaban el agua negra, pero ahora no iba a Presa de La Cantera, sino a la calle; aunque esta no está poblada, sí hubo la denuncia, y la autoridad respondió. 

 

Pero es que no es la primera vez que las descargas van hacia el área rural; eso lo sabe don Benito Hernández, indica que hasta hace unos veinte años el hotel Misión lanzaba su agua negra hacia las parcelas del señor Chon, habitante de dicha comunidad, pero el agua era usada para el cultivo de unas parcelas. También recuerda que casas colindantes de Los Frailes lanzaban el agua a la zona baldía—pero ya no—aclaró. 

 

Ya luego vino la queja de vecinos que vieron como el arroyo Carrizos se vio contaminado con el agua de los fraccionamientos El Milagro y la Parroquia. Durante casi tres años la descarga se fue hacia la Presa de la Cantera, pero en septiembre, luego de la denuncia de habitantes de varias comunidades circundantes, el SAPASMA—Sistema de Agua Potable y Alcantarillado—puso manos a la obra y echó a andar una Planta Tratadora de Aguas Residuales en el fraccionamiento La Parroquia II que, ahora lanza al arroyo agua tratada con calidad NOM003. 

 

Pero viene un evento tras otro, y ahora fue que desde hace meses, el Motel Luna, que se encuentra sobre la carretera a Celaya, pues estaba lanzando el agua negra hacia la calle, que si bien está habitada, si es zona de paso para trabajadores, y habitantes de Don Diego. 

 

Luego de la denuncia ante el SAPASMA, el 2 de diciembre, inspectores hicieron una revisión al establecimiento. Lo que encontraron es que el Motel cuenta con un biodigestor, que por razones varias no funciona. También encontraron que, dentro de la propiedad (acorde al director del SAPASMA, Francisco Jiménez) una retroexcavadora rompió uno de los tubos de agua negra, y por ello se descargaba hacia la calle.

 

Lo cierto, es que el tubo estaba roto cuando Atención visitó el lugar el 2 de diciembre, y una zanja—con todo propósito—se había hecho pero para conducir el agua negra hacia la calle. 

 

Ahora, dijo Jiménez en entrevista con este semanario, la salida de agua negra fue clausurada, y el hotel debió pagar una multa por siete mil pesos “la máxima en la Ley de Ingresos”. Deberá poner a operar su biodigestor y tratar el agua para que tenga calidad NOM001 para riego de zonas verdes “pero ésta no podrá descargarse a la vía pública o a cauces, podrá resumirla en su propiedad, pero nadamás”. Remarcó Jiménez que, en caso que la descarga de agua negra continúe, se clausurará la toma de agua potable al lugar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.