Particulares donarán dos áreas, una ceremonial y otra arqueológica

Particulares donarán dos áreas, una ceremonial y otra arqueológica

Siembra de peces en Presa Allende, foto ilustrativa

Ruido generó el daño que “por poco” se genera en el sitio ceremonial Cerro de las Tres Cruces, donde el SAPASMA—Sistema de Agua Potable—planteaba construir un tanque soterrado para almacenar hasta 59,000 litros de agua. Ahí también hay un sitio arqueológico. 

En octubre, devotos a la Santa Cruz se movilizaron para impedir que máquinas destruyeran el área ceremonial, y es que argumentaban que unos cinco metros a la redonda, les fue donada “de palabra” hace muchos años para rendir los tributos al Santo Madero. 

Pero la controversia no es reciente, sino que viene desde la campaña política de 2018. Cuando se planteaba dar agua a la ciudad para los siguientes 30 años, incluso se planteaba construir una nueva Planta Tratadora de Agua (planta espejo) junto a la actual en Presa Ignacio Allende, y hasta la construcción de una potabilizadora. Ahora ya se conoce que el agua de la presa no pertenece a la ciudad, sino al distrito siete del estado, además potabilizar el agua sería más costoso que el proyecto de Acuaférico. 

El acuaférico en progreso, contempla la perforación de siete pozos en los bancos de Presa Allende—San Marcos, San Marquitos, Flores de Begoña, parte baja de los frailes—que mediante una red hidráulica se conectarán para llevar el agua al almacén soterrado que se construya en Cerro Tres Cruces (zona de construcción en proceso de validación por autoridades federales) . Luego, desde ese tanque, el agua irá a parte alta y baja de San Miguel. Ello permitirá que el 30 por ciento de los pozos operados por el SAPASMA (funcionan 21) tengan un descanso para recarga. 

Lo anterior se dijo en la sesión de ayuntamiento del 9 de noviembre, una sesión distinta porque el director del Sistema de Agua—Francisco Jiménez—y Abelardo Quero (Desarrollo Urbano) acudieron a la sesión virtual, citados por regidores de oposición, para responder a una serie de cuestionamientos. 

Lo que se dijo en la reunión, primero fue que la obra del tanque (no la de perforar los pozos) está detenida, hasta que no se designe el espacio de construcción. Por otro lado, el propietario del Cerro Tres Cruces, donará el espacio ceremonial a los devotos; mientras que un segundo dueño, donará el área de unos tres mil metros cuadrados, al INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) para que en el futuro, probablemente restaure la zona y la abra al público. 

En la sesión, el presidente Luis Alberto Villarreal indicó que también se construirá una planta espejo de tratamiento de aguas residuales, en la actual de la presa Allende. Pero, no se potabilizará el agua, como lo establecía en campaña, primero porque el agua no pertenece a la ciudad, sino al distrito siete, y además sería “muy costoso”. 

Por ello, Villarreal indicó “si preguntáramos a los sanmiguelenses, si prefieren tener en su grifo agua potabilizada de la presa Allende, o de un pozo, seguro, incluyéndome a mí, la respuesta será la segunda”. La inversión del Acuaférico sería por 380 millones de pesos. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.