Los problemas de la educación a distancia en las escuelas rurales

Los problemas de la educación a distancia en las escuelas rurales

El maestro y director Horacio Octavio López Hernández nos platica las dificultades que ha tenido la escuela primaria José María Morelos ubicada en la comunidad de Tierra Blanca de Arriba ante las nuevas formas de enseñanza a distancia por la pandemia.

 

En promedio, la escuela se componía de 25 alumnos por grupo entre los diferentes grados escolares, dividido en 4 maestros que trabajaban por turnos, vespertino y matutino.

 

Cuando la Secretaría de Educación Pública (SEP) ordenó el cierre de escuelas por motivo de la pandemia global por COVID el maestro López y sus colegas se vieron forzados a cambiar de método de enseñanza: “la delegación regional con cabera en Dolores, dotó a las escuelas de materiales suficientes para que se trabajara en casa y se pudiera culminar (el ciclo escolar)”, explicó López.

 

Debido al improvisado programa de educación a distancia por televisión, López menciona que causó “desinterés” y “rebeldía” en sus alumnos. “Aparte de que nosotros les pedíamos que vieran las clases por televisión les dábamos trabajo adicional y se les cargaba a los niños”.

 

Con el inicio del nuevo ciclo escolar 2020-2021, el maestro López asegura que la llegada de nuevos canales al programa educación a distancia por televisión, benefició a los alumnos al brindarles más cobertura, sin embargo, no todas las familias poseen señal de televisión para sintonizar los programas.

 

“A muchos papás se les dificultaba tener acceso a la programación, no se veía el canal en sus casas, entonces si se apegaban al cuadernillo de trabajo y tareas,” señaló López.

 

La manera de evaluación se vio afectada por los nuevos materiales de trabajo, según señala López, existían padres de familia que realizaban los ejercicios por sus hijos, ante esto, el maestro modificó las evoluciones e hizo exámenes individuales para diagnosticar los conocimientos de sus alumnos.

 

Por medio de videollamadas, teléfonos, encuestas rápidas, el maestro planteaba problemas según la materia, mismos que debían ser contestada por el alumno.

 

Una barrera a la que se enfrentan los alumnos y maestros de escuelas rurales es la disociación de tecnologías de comunicación, padres de familia no cuentan con señal móvil: “desgraciadamente, si no tienes la cobertura en tu celular, si no hay señal ni para llamar, si te tienes que salir hasta cierto lugar para tener señal, ¿tú crees que eso pueda apoyar la educación de un niño?, es muy difícil,” puntualizó López.

 

Ante la necesidad de distribuir los cuadernillos de trabajo y el contenido educativo en la comunidad, los maestros de la primaria imprimían los materiales para entregarlos a los padres de familia. Se dejaban con cierta persona, y se les avisaba a los papás que ahí estaba el material para fueran a recoger.

 

Padres de familia se proclamaron en contra de las clases a distancia y el uso de cuadernillos como apoyo de enseñanza, “las quejas fueron desde, ‘no tengo internet’, hasta decir; ‘no le entiendo al maestro, yo no fui a la escuela’, pero siempre buscando que sea el maestro el que resuelva la situación” enfatizó el maestro López.

 

Con el inicio del nuevo ciclo escolar, López dice que los alumnos y padres de familia lo recibieron de mejor manera, ya que “estaban más preparados”, por medio de la aplicación WhatsApp tanto maestros como padres de familia y alumnos se comunicaban y recibían los materiales para las clases.

 

El maestro López manda diariamente contenido acorde al horario escolar esto con el fin de no sobrecargar a sus alumnos con contenido que se entregue semanal o quincenalmente, según cuenta el maestro, la respuesta ha sido favorable en comparación al ciclo anterior, aunque aún quedan muchas cosas por mejorar.

 

Aún con las limitaciones tecnológicas a las que se enfrentan las escuelas rurales, el maestro López ve con buenos ojos el uso de la tecnología en la educación “esto tiene futuro, pero no ahorita. El gobierno federal en conjunción con los estados tiene que trabajar en la capacitación de uso de las nuevas aplicaciones y la inversión cobertura de señal en comunidades”.

 

“La tecnología no nos debe rebasar, porque si nos rebasa, es mejor que nos jubilemos. O nos adaptamos y nos actualizamos o dejamos que otro maestro tome nuestro lugar, es muy necesario y es una herramienta muy útil para los alumnos, pero tiene que ir acompañada de muchas cosas”, finalizó el profesor López.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.