Sueños que se hacen realidad

Sueños que se hacen realidad

En calle Recreo 84 se materializó el sueño que un día tuvo Nicolás (Nico) Bustamante Arana (27 años). Entre sillas de madera decoradas con coloridas flores; paredes estilo mantel, Fridas, plantas y flores, está El Encanto, un restaurante con decoración mexicana, pero con un menú internacional que va desde la pizza hasta las enmoladas—el platillo estrella. Y no lo dice Nico, lo dicen los comensales. La presentación es la clásica, pero el sabor, es lo que las hace distintas y ése, es el secreto. 

 

En el lugar, con área para fumadores; se puede disfrutar un coctel con mezcal, y también mezcal con sabores; desde guayaba hasta aquél con frutos rojos; claro, acompañado de su chile en polvo, y naranja. “Me lo traen de San Luis Potosí, y de Guadalajara, es mezcal virgen. Aquí preparamos el resto” comenta Nicolás.

 

Él estudiaba gastronomía en la universidad. Por varias razones y circunstancias dejó la carrera trunca. Pero su amor por la cocina lo llevó a trabajar por el sueño que un día tuvo, su propio restaurante. “Trabajé en varias cocinas. Un día le platiqué mi idea a Francine Lori Llano, y ella me apoyó para la tramitología, ya que habíamos iniciado la caza de edificio. Encontramos este edificio, y era perfecto” comentó Nico. 

 

Y todo comenzó de cero, compró las sillas, las mesas, las herramientas de cocina—todo poco a poco—siempre pensó que el estilo de su casa lo podía reproducir para locales y visitantes, y así llegó el restaurante. Abrieron en octubre, luego vino la contingencia, la renta está diferida; afortunadamente la respuesta fue más de lo que esperaban y ello ha pagado las cuentas, incluso los dos meses que estuvieron cerrados. 

 

Pero el sueño no fue fácil, de hecho hubo un detalle—como dicen, la envida tiene el sueño muy ligero. Y es que cuando Nico les contó la idea a sus amigos, o conocidos del círculo gay, los comentarios fueron desatinados. No lo lograría. De hecho desde que está abierto, no lo han visitado. “La comunidad gay se ataca entre ella. Debería apoyar más” remarca el emprendedor que, siempre tuvo, y ha tenido—desde hace nueve años—a su pareja. César se ha encargado de toda la decoración, la pintura.

 

El amor por la cocina, vino porque ésta fue su refugio ante la discriminación en su primer círculo. Había insultos de sus hermanos, de sus primos, de sus tíos. Pero hubo alguien que siempre lo arropó, su mamá. Cocinaba con ella. “Nunca le dije mi preferencia sexual. Pero ella siempre lo supo. Cuando falleció, le pidió a mi papá y a mis hermanos que me protegieran, porque ella lo sabía. Ahora ya se los dije, y me aceptan, porque mi mamá así lo quiso. Saben que ahora es su deber. También aceptan ya a mi pareja”, nos dijo Nico. 

 

De la sociedad sanmiguelense, asegura que no ha sufrido rechazo. “Creo que a mí me tocó vivir en una época distinta. A la gente mayor sí le tocó discriminación, pero ahora ya lo ven con mas naturalidad”. 

 

Finalmente recomendó para los jóvenes emprendedores como él, “que sigan sus sueños. Trabajen en San Miguel, no hay necesidad de migrar. Trabajen con mucho amor, con pasión. San Miguel tiene mucho que darnos si trabajamos por él. Aquí, los sueños son posibles”, concluyó. 

El Encanto Comida Internacional. Recreo 84 Abierto de martes a domingo de 12-9:30pm: desayunos, comida, y cena. Posterior a la contingencia, sus horarios cambiarán.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.