Sí hay miedo, pero es a lo desconocido

El padrón de derechohabientes del IMSS actualmente es de 79,722 personas que deben ser atendidas en cinco consultorios, por 14 médicos en dos turnos. Es decir, cada médico debe atender a ocho mil derechohabientes. La clínica de primer nivel tampoco cuenta con quirófano.

“El personal usa guantes, careta, batas, según el área. Algunos no necesitan, pero si los requieren, o quieren usar, está bien”.  

Sí hay miedo, pero es a lo desconocido

Por Jesús Aguado

La Unidad Médica Familiar (UMF) 11 del Instituto Mexicano del Seguro Social está sobre calzada de la Aurora, ahí trabajan médicos, enfermeras, personal administrativo que, tienen a su cargo la salud de casi 80 mil personas.

Atención platicó con uno de los doctores (quien pidió permanecer anónimo, lo llamaremos Francisco Ocaña), para conocer cómo se encuentra el personal médico, administrativo, y los usuarios, luego de que la pandemia ha explotado; y es la única clínica federal que existe en la ciudad. El resto son hospitales privados; y los que dependen de gobierno del estado, el hospital regional,  y los Centros de Salud (CAISES).

A nivel nacional, ha habido caos pues muchos doctores del IMSS han hecho público que no hay insumos, ni material para tratar a los pacientes contaminados por Covid—19. En el caso de Guanajuato, el hospital Regional del IMSS T1 en León es el que dará atención a los derechohabientes, de hecho ha cancelado todos los servicios de salud no esenciales, cirugías programadas, y consultas regulares para enfocarse en el tema.

En el caso de San Miguel la UMF es solo un hospital de primer nivel, trabaja en colaboración con IMSS Celaya—segundo nivel—e IMSS en León, donde hay de primero, segundo y tercer nivel.

Aun así cuando un paciente se siente enfermo, atenderá al lugar al que le ofrece el servicio, en este caso si es un derechohabiente del IMSS tendrá que ir a esta clínica. Aquí el doctor Ocaña nos explicó que conocían sobre la contingencia que se avecinaba y así comenzaron a solicitar el material necesario como: batas, guantes, mascarillas que, se usan únicamente en áreas específicas.

Lo que he visto, comentó el médico general, es que “estamos ante el temor natural con todo el personal, no es fácil para nadie. Hay noticias internacionales que provocan desinformación, miedo, incertidumbre. Sin embargo aquí todos trabajamos normal. Al inicio sí tuvimos un choque de aceptación, ya lo aceptamos, estamos conscientes de lo que viene, pero no sabemos qué es, hasta que llegue lo sabremos”.

Agregó que “nadie ha experimentado un pánico real. Sí temor a lo desconocido. Pero nadie ha manifestado terror. De forma personal cada trabajador lo ha superado. Por eso tenemos capacitaciones todos los días; con prácticas, información, educación. Estamos al día  en la evolución del virus”.

También comentó que aquí todos trabajan normal, y que a diferencia de otras ciudades de México, nadie del personal ha sido agredido, o amenazado por la situación de su actividad. “Al personal, se nos ha hecho la recomendación de no salir con uniforme en el trayecto—de la casa al trabajo y viceversa—que nos cambiemos en la clínica”, y así evitar la posibilidad de recibir alguna agresión, indicó el doctor.

Sin embargo, a pesar de las capacitaciones la idea de enfrentarse a algo desconocido está ahí, aunque no se tomen muestras en esta clínica. “Todos tenemos ese temor a la cuestión del contagio. Se han dado cursos y capacitaciones para prevenir los riesgos. Aquí tenemos un módulo respiratorio, pero no tomamos muestras. Hay convenio con CAISES para en caso necesario, tomen ellos las muestras. También tenemos convenio con el hospital general, para casos graves” mencionó Ocaña.

Por otro lado, al cuestionar si están preparados para recibir un caso de estos, indicó “nadie está preparado, estamos aprendiendo, es sobre la marcha. En la práctica no sabemos la capacidad de respuesta. El factor miedo puede jugar en tu favor o en tu contra. Lo que sí te puedo decir es que el personal cuenta con el material de protección que necesita, y estamos trabajando”.

Seguimos atendiendo, con sana distancia

Nuestra fuente de información también aseguró que los médicos están tomando sus precauciones al atender a los pacientes, y en los espacios interiores están aplicando las medidas de sana distancia. Por ejemplo hay bancas en que no se pueden sentar algunos pacientes mientras esperan consulta, para guardar los espacios.

En la parte exterior, se ha colocado una carpa, así quienes acompañan a pacientes—pero no es necesario que estén con ellos—puedan esperarlos. Entre tanto, se le brinda información sobre cómo prevenir adquirir, o dispersar el Covid—19.

COVID—19.

La clínica del IMSS también está haciendo orientaciones sobre salud vía telefónica. Son muy pocos casos los de pacientes que han llegado con síntomas, sin embargo uno de ellos fue canalizado al CAISES y más tarde el resultado vino positivo.

En Casa

“La ropa de trabajo la dejo en mi oficina. Cuando llego a la casa hago la limpieza de mi calzado. A mi familia casi ni la he visto. Pero cada quien está en su espacio, yo me sanitizo lo más posible. Otros compañeros con personas adultas en su casa llegan a bañarse, a cambiarse. Yo he tenido casi cero contactos con mi familia. Llego en la tarde, cansado, lo único que quiero es cenar y descansar” concluyó el médico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.