Coronavirus y nuestro sistema inmunitario – Parte 4

Por Michael J Dorfman

Hace unos días, estaba leyendo un periódico del sur de Florida y encontré un artículo, que me llamó la atención; explicaba que un grupo de científicos había comenzado a estudiar las condiciones de salud de las personas, menores de 60 años, que habían muerto por el coronavirus. Descubrieron que el 90% tenía afecciones de salud subyacentes (es decir, presión arterial alta, diabetes tipo 2, obesidad o enfermedades cardiovasculares). En otras palabras, estos problemas de salud colocan a los jóvenes en la misma situación peligrosa que los ancianos que tienen la mayor tasa de mortalidad por la enfermedad. Muchas personas creen que las enfermedades crónicas están relacionadas con la edad y que en su mayoría afectan a los ancianos. Esta información nos aclara que esto simplemente no es cierto. La enfermedad cardiovascular, la hipertensión, la diabetes tipo 2, la obesidad e incluso el cáncer pueden comenzar a una edad temprana. Por ejemplo la obesidad y la diabetes tipo 2, originalmente nunca se observaron en niños; la diabetes tipo 2 se denominó diabetes de adultos. Desafortunadamente, si las personas tienen un estilo de vida pobre, especialmente con respecto a la nutrición, da como resultado que los niños sean cada vez menos saludables y, por lo tanto, cada vez más susceptibles a la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Algunos de nosotros somos conscientes de la influencia que tienen los alimentos integrales basados en plantas en el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico, de modo que, incluso si nos infectamos, muy probablemente experimentemos síntomas leves o ninguno de ellos. Los alimentos a base de plantas también previenen e incluso revierten las enfermedades crónicas que debilitan nuestro sistema inmunológico, lo cual nos convierte en una presa fácil del virus.

Nuestro sistema inmune tiene dos funciones principales, el primero es evitar que los invasores extranjeros, como las bacterias y los virus, puedan ingresar a nuestro cuerpo. El sistema lo puede hacer si tiene, a su disposición, anticuerpos de un virus anterior similar. Es por eso que nuestro cuerpo puede combatir con éxito la incidencia anual de virus, presentando solamente síntomas menores.

Covid-19 es un nuevo virus, lo que significa que nuestro cuerpo no tiene los anticuerpos para evitar su contagio. Aquí entra en juego la segunda función de nuestro sistema inmunológico; nuestro cuerpo puede adaptarse al nuevo virus y producir los anticuerpos que necesita para combatirlo. Sin embargo, eso depende de si seguimos o no un estilo de vida saludable, basado principalmente en el consumo de alimentos integrales a base de plantas. Si lo hacemos, el cuerpo puede formar anticuerpos, a un ritmo relativamente rápido. Como resultado, el sistema inmunológico, ahora fortalecido, tendrá la capacidad de inactivar el virus. Aunque consumir una dieta de alimentos integrales basados en plantas no significa que no nos infectemos con el virus, sino que aumentará nuestras defensas para evitar los peores efectos de la infección.

Con esta comprensión sobre los efectos positivos, en nuestro sistema inmunológico que tiene una dieta basada en plantas, y en nuestra salud en general, podemos tener mejores probabilidades de vencer al virus y evitar el miedo asociado con él.

Por favor, únase al grupo de Facebook de The Vegan Wave SMA, para recibir más información.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.