Que el gobierno local respete la Zona de Preservación Ecológica, dicta juez

Que el gobierno local respete la Zona de Preservación Ecológica, dicta juez

Por Jesús Aguado

Los cambios que el ayuntamiento ha realizado en la Zona de Preservación Ecológica Charco del Ingenio y Zonas Aledañas, deja desprotegida el área pues abre la puerta a desarrollos como Capilla de Piedra, indicó para Atención Rodrigo Treviño, representante del Observatorio Ciudadano; y Mario Hernández, director del Charco del Ingenio.

Los representantes de ambas organizaciones dijeron a este medio que a partir de una demanda de nulidad interpuesta por el Observatorio Ciudadano y El Charco del Ingenio por los cambios hechos en el Plan de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, ya publicado en el Periódico Oficial del Estado—y vigente—el tribunal dictó que el ayuntamiento debe mantener la integridad territorial de la Zona de Preservación Ecológica El Charco del Ingenio y Zonas Aledañas”.

La zona está compuesta por 392 hectáreas.  Hernández y Treviño aseguran que “de manera irregular y sin mediar consulta alguna, dicha zona protegida de 392 hectáreas fue modificada por el Cabildo en 2017, por iniciativa del alcalde Ricardo Villarreal, sustrayendo diversas secciones de la misma para otorgar usos de suelo favorables a negocios inmobiliarios y de otra índole. Tal modificación fue incorporada en 2019 al proyecto final del PMDUOET.”.

Los argumentos del tribunal son que:

“en la causa del conocimiento debe predominar el derecho humano a un medio ambiente sano sobre la política de desarrollo (aprovechamiento y ocupación) territorial aludida por la autoridad demandada. Lo anterior es así porque la protección del medio ambiente y los recursos naturales es de tal importancia que significa el «interés social» de la población y particularmente de los habitantes de la ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato, lo cual implica y justifica, la necesidad de preservar y mantener ese interés”.

Por ello, el tribunal concedió suspender las modificaciones realizadas por el cabildo en la zona, indicó la resolución “con el objeto de evitar perjuicios irreparables al interés social por el impacto y las consecuencias que se producirían, así como para evitar causar impactos ambientales adversos que pudieran afectar a la población en general…”        

El tribunal señaló también, que permitir los usos de suelo condicionado a criterio del Ayuntamiento, ponen en grave riesgo la integridad territorial y ecosistémica de la zona de preservación, y exige que el municipio realice los ajustes para que el uso de suelo primario sea de conservación ambiental.

Permisos a discreción

Armando Rivera Salas, director del Instituto Municipal de Planeación, declaró que la zona está intacta, y señaló que si el ayuntamiento entrega usos condicionados, tendrá que ser siempre basado en los criterios ya establecidos en las Unidades de Gestión Ambiental y Territorial, que no se vulneren esos criterios.