La Coalición Agua Vida: Los problemas de agua que unen a San Miguel

La Coalición Agua Vida: Los problemas de agua que unen a San Miguel

Por Jesús Gutiérrez

La cuestión de la escasez de agua y los contaminantes en nuestro acuífero está uniendo a la comunidad de San Miguel de Allende.

Cuando las 14 ONGs – que conjuntamente forman la coalición Agua Vida – unieron sus fuerzas por primera vez, el objetivo era aumentar la conciencia de los riesgos relativos a nuestra fuente de agua finita en las zonas urbanas y rurales de la cuenca del Alto Río Laja. Esta coalición también reconoció la necesidad de reforzar el sentido de comunidad en torno a los problemas del agua, donde las personas trabajan colaborativamente para encontrar soluciones y ayudarse mutuamente.

Como coalición, Agua Vida tenía el objetivo de convencer a las autoridades locales de hacer que la captación de agua de lluvia sea obligatoria para todas las nuevas urbanizaciones y que se convierta en parte del código de construcción municipal. Eso todavía está en proceso, pero tenemos la esperanza de que suceda.

Las ONGs luego descubrieron otros problemas que necesitaban ser resueltos, como las normas anticuadas que se utilizan en la medición de los niveles de arsénico, así como resultados anticuados sobre los niveles de arsénico y de fluoruro. La coalición también identificó una grave erosión y deforestación en la cuenca de Tambula Picachos, que causa inundaciones en el centro de San Miguel y en los barrios bajos de la ciudad. Agua Vida está en proceso de convencer a las autoridades locales de que restauren esta cuenca de captación de aguas pluviales y de mantener y aumentar las pocas zonas que han sido designadas como reservas naturales.

El próximo mes la Coalición Agua Vida celebrará una semana de actividades durante la Semana Mundial del Agua. La participación de la comunidad es necesaria para ayudar a encontrar soluciones a los problemas relacionados con el agua, que es nuestro elemento más vital y precioso.

También existe la urgente necesidad de aumentar la conciencia de los riesgos para la salud que conlleva nuestra agua, y proteger de este modo la salud de los más vulnerables en las comunidades rurales que tienen poco o ningún acceso al agua potable. Especialmente en riesgo están las mujeres embarazadas, los bebés y los niños pequeños, muchos de los cuales ya están siendo afectados por los altos niveles de arsénico y flúor en su agua. Hay un número significativo de niños en esta región afectados por fluorosis dental, que se observa por el oscurecimiento de sus dientes. Y ahora se están identificando nuevos contaminantes y riesgos – como los nitratos – a través del programa de monitoreo de la calidad del agua de Caminos de Agua.

El agua de lluvia está naturalmente libre de estos minerales y metales difíciles de eliminar, y los proyectos de recolección de agua de lluvia ya han comenzado en esta región con el trabajo de varias organizaciones. Esto aborda los problemas tanto de la contaminación del agua como de la escasez de agua.

Necesitamos tomar medidas que transformen nuestra realidad actual y nos ayuden a encontrar una forma de vivir que sea más armoniosa con nuestro medio ambiente, especialmente en lo que se refiere al derecho de todos a agua limpia y segura.