Comunidad se unió para extinguir incendio

Comunidad se unió para extinguir incendio

Por Jesús Aguado

El 18 de febrero ocurrió el incendio de pastizal que consumió 300 hectáreas; más de 60 personas trabajaron para controlarlo, 30 de ellos voluntarios que atacaron al incendio en un segundo frente.

En promedio en la ciudad se registran hasta 300 incendios de pastizal al año, aunque algunos de ellos sí son de gran magnitud; y aunque haya voluntarios que los atacan, Josafat Enríquez, director de Protección Civil, sí recomienda que trabajen en conjunto con las corporaciones de emergencia para evitar otras tragedias.

Y es que recordó que en mayo de 2008 un incendio fue reportado en comunidad Los Torres. Ahí los habitantes se unieron para sofocarlo. Dos jóvenes de 17 años (primos) se introdujeron a una cañada y de pronto, la dirección del viento cambió, creando un remolino de fuego que los dejó con quemaduras. Murieron horas después en un hospital.

Pero es que el 18 de febrero las personas de Marroquín llamaron por más de tres horas al 911 para solicitar auxilio, y dijeron, las corporaciones de emergencia llegaron cuando más de 30 voluntarios ya tenían controlado el incendio. Unos 30 hombres de Rancho Los Olivos llegaron con palas, ramas, y pipas con agua para evitar que el fuego se propagara. Vecinos del área agradecieron al siguiente día con una comida a los voluntarios.

Josafat Enríquez dejó claro que la ayuda no llegó tan pronto como las personas querían porque el incendio inició en comunidad Los Órganos, ahí se atacaba por 12 bomberos, 12 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, y 12 trabajadores de Protección Civil. Luego el viento cambió y llevó el incendio hacia las comunidades del poniente, alcanzando sobre todo Marroquín.

Josafat Enríquez sí aclaró que los propietarios de la tierra tienen la obligación legal de mantener sus terrenos limpios para evitar estos siniestros; y sobre todo si están recibiendo financiamientos federales para este efecto. También remarcó que los incendios de pastizal en San Miguel no se pueden comparar con los de un bosque en los Estados Unidos, donde las casas son de madera, y los árboles altos “aquí las casas son de piedra, no se queman” mencionó.

Enríquez también invitó a la población a que se concientice y evite tirar material como vidrio, o plástico que crean efecto lupa en lotes baldíos; pero también a que puedan darse cuenta si realmente en un incendio de pastizal en lote vacío se requiere que vayan corporaciones de auxilio “si no hay casas de cartón, o techos de madera, o tanques cerca, no hay riesgo; ni siquiera los tanques porque los baldíos más de las veces están rodeados por casas. Y un tanque necesitaría una radiación directa de 600 grados centígrados para sufrir desperfectos”.

También dijo que su Dirección, junto a Medio Ambiente está trabajando capacitando a personas de comunidades rurales para que con técnica puedan atender a un incendio en primera instancia mientras llegan las corporaciones; para ello se le ha entregado equipo de seguridad personal y herramientas.

El número de emergencias es 911, 24/7.