Enfrentándose A La Problemática Del Agua, Caminos Construirá 330 Sistemas De Captación De Agua De Lluvia

Enfrentándose A La Problemática Del Agua, Caminos Construirá 330 Sistemas De Captación De Agua De Lluvia

Por Jenny Cook

A los 25 años, Dylan Terrell ya estaba trabajando en colaboración con los habitantes de las aldeas en Chiapas para construir de manera sostenible y fomentando de esta forma el regreso del uso del ladrillo de adobe.

Diez años más tarde, como fundador y director de la ONG Caminos de Agua (Caminos) de San Miguel de Allende, ha conseguido un proyecto de 16 millones de pesos de la Fundación Gonzalo Río Arronte para construir 330 nuevos sistemas de captación de agua de lluvia a gran escala (entre varias otras iniciativas) para las comunidades de la Subcuenca Alta del Río Laja durante los próximos 3 años.

“Me apasiona que el agua de lluvia sea una solución que atiende la escasez de agua y no tiene arsénico ni flúor”, dice Terrell. Estos venenos crean graves enfermedades neurológicas y esqueléticas que ya son prominentes en toda la región. Para purificar el agua de lluvia de bacterias y desechos orgánicos, los ingenieros de Caminos diseñaron un filtro cerámico de bajo costo que ha sido certificado por la COFEPRIS. Caminos diseñó recientemente un adaptador (Aguadapt) que ha sido premiado a nivel internacional y permite que el filtro cerámico se instale en cualquier contenedor doméstico utilizando piezas de plomería estándar. Esto lo convierte en una respuesta ideal para tratar el agua en zonas de desastres naturales que luego puede transicionar a un uso doméstico más permanente.

“Estamos en una de las regiones del mundo con más estrés hidráulico: en todo Guanajuato; el 80% o más de nuestros recursos hídricos se consume anualmente”, dice Terrell. “Los datos oficiales dicen que el nivel freático desciende de 2 a 3 metros al año. Técnicamente es de 2 a 4; eso sigue siendo un nivel brutal y absurdo de sobreextracción de agua.”

A finales de la década de los 90 y principios de los años 2000, el arsénico y el flúor fueron descubiertos por primera vez en las aguas subterráneas por el Dr. Ortega de la UNAM-Juriquilla. Los datos necesitaban ser actualizados y en 2011 Caminos inició un programa de monitoreo de agua que ha analizado 400 sitios. Se han hecho pruebas para detectar contaminantes comunes a nuestra región junto con organizaciones de base y las universidades de Texas A&M y Guanajuato. El programa continúa hasta el día de hoy.

“Los resultados de nuestros estudios estaban por encima de todo lo que habíamos visto. Registramos niveles de flúor 15 veces más altos que los límites de la OMS. Empezamos a ver niveles de arsénico, que no había sido un problema, nueve veces por encima de la norma. Hoy en día, es 22 veces eso”. Terrell informa.

En respuesta, ingenieros de Caminos diseñaron un filtro para eliminar el flúor de manera efectiva y a bajo costo. Para eliminar el arsénico, un filtro comercial es más rentable. Lamentablemente, nuevos contaminantes como el mercurio y los nitratos están apareciendo ahora.

Cuando Terrell empezó a trabajar en Chiapas, el y sus colegas más técnicos se dieron cuenta que a menudo las buenas intenciones producían más daño que bien. Para ser más eficaces, decidieron que era importante vivir en el lugar donde trabajaban. Desde el 2009, Terrell vive y trabaja en San Miguel. Terrell y Caminos, ahora un equipo de más de 30 personas, se han tomado en serio enfrentar este reto.